Mascarillas biodegradables de las que crecen flores

La investigadora holandesa Marianne de Groot-Pons ha diseñado unas mascarillas biodegradables que al plantarlas brotan flores. La mascarilla quirúrgica tarda 400 años en biodegradarse, y en muchas ocasiones no se desechan correctamente, lo que ha dejado numerosas imágenes de mascarillas en el fondo marino y ensuciando las calles. Motivada por esta situación, la investigadora ha desarrollado estas máscarillas que, además de proteger, favorecen el ecosistema. Están hechas con papel de arroz, que contiene las semillas. Los cordones están hechos de pura lana de oveja y cartones de huevos vegetales, fijados con pegamento a base de fécula de patata y agua. Incluso la tinta de estampación es biodegradable.

En caso de ser desechada, la mascarilla se elimina de manera natural. Pero al plantarla surgirán flores de semillas de la pradera holandesa, como aciano, gypsophila y eneldo. "Haz florecer el mundo"  y cuida del medio ambiente con estas mascarillas. 

13 de avril de 2021