Logo de Eltiempo.es

cambio-climatico

Ignacio, agricultor: "Es muy triste ver cómo toda tu cosecha se va a la basura"

Cristina Herrera

Cristina Herrera

Ignacio tiene 38 años y es uno de los «agricultores ecológicos» que trabajan a las afueras de Madrid. A las largas jornadas de sequía del verano se suman los episodios de granizo extremo o las inundaciones que se llevan por delante sus cosechas.

Ignacio tiene 38 años y es propietario de una finca de producción ecológica certificada localizada en La Vega del Jarama (Vega Fértil), en Madrid. «Agricultor de ciudad«, comenta. Y aquí también, en las zonas de campo de las grandes ciudades, viven los quebraderos de cabeza que supone una atmósfera cada vez más imprevisible.

A las largas jornadas de sequía del verano se suman los episodios de granizo extremo o las inundaciones que se llevan por delante cosechas enteras. Nos cuenta su experiencia.

Ignacio López, 32 años

Madrid

Agricultor

«En la primavera del 2019 no cayó ni una gota. Se llevó por delante toda nuestra cosecha»

¿Qué es lo mejor de vuestro trabajo?

Soy universitario y agricultor. Estoy convencido de que otro modelo de vida es posible. Un modelo más sostenible y respetuoso con el planeta. Por eso, lidero una finca de producción ecológica. Me apasiona trabajar en el campo.

¿Y lo más duro?

En el campo no hay horarios. No sabemos qué es el teletrabajo. Trabajamos a demanda, para que nuestro producto sea lo más fresco posible, y eso supone echarle muchas horas, con independencia del tiempo que haga.

¿De qué manera sufrís los imprevistos del tiempo?

Los agricultores somos un sector que vivimos mirando al cielo continuamente. Casi todo el trabajo depende de la atmósfera. Lo que más nos limita es la falta de agua, por supuesto. Recuerdo la primavera del 2019 en la que no cayó una gota de agua en Madrid. Toda nuestra cosecha de cereal terminó en la basura y es algo realmente triste. Fue un año muy duro.

¿Y vosotros como trabajadores? ¿Cómo es lidiar con el tiempo?

Lo que más nos limita es el intenso frío que se vive en algunos episodios del invierno o la intensa lluvia que nos sorprende en Madrid de golpe. Recuerdo la gota fría que afectó a Rivas en 2019 e inundó buena parte de nuestros campos. Pero sin duda es el calor el que hace genera estragos durante el verano en los agricultores.

¿Qué medidas tomáis para protegeros del calor?

Con más de 38ºC, con un trabajo físico, ya es muy difícil poder hacer nuestras tareas. Cuando los termómetros llegan a estos valores, que es en bastantes ocasiones en Madrid durante el verano, directamente no salimos al campo. Nos dedicamos a hacer otras funciones.

¿Estáis notando que estos episodios de calor se repiten más frecuentemente?

Sin duda. La gente que trabajamos al aire libre sabemos lo que son y cómo los estamos teniendo que experimentar con cada vez  más frecuencia. Son episodios que sufrimos todos los años pero que emos que cada vez son más intensos. El calor es más fuerte, te quema las plantas y también a nosotros.